El Pleno del Consell aprobó, coincidiendo con la celebración del 50 aniversario de la Federación, el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural inmaterial la tradición musical popular valenciana, materializada por las Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana.